A LAS MUJERES

Toda la población queda absorta al ver, a menudo, por noticieros que una mujer más fue degollada, quemada, descuartizada, desfigurada por su pareja… el incremento de estos crímenes son realmente espeluznantes.

Cuando pensamos en violencia contra la mujer lo primero que se nos viene a la mente es la existencia de maltratos por parte de la pareja, no obstante esta violencia no es específica del ámbito sentimental; puede darse en diversos ámbitos como el familiar, educativo, laboral, en la sociedad en su conjunto. La violencia es un problema social generalizado que afecta a millones de mujeres en todo el mundo y se da en todo tipo de culturas, clases sociales, edades y niveles educativos.

En Perú existen los Centros de Emergencia Mujer (CEM) que son servicios públicos y gratuitos que ofrecen una orientación legal, judicial y psicológica para la víctima. Sin embargo, ¿qué hay con el victimario? en los casos que no se llegue a concretar la denuncia, éste continúa tranquilo rompiendo vidas por el mundo. Y en el mejor de los casos, si es condenado, será privado de su libertad y se le dará tratamiento especializado (según  leyes peruanas). En otras legislaciones se le ordena al condenado recibir tratamiento psicológico y/o terapias conductuales.

Creo, firmemente, que  para combatir la violencia contra la mujer se  debería poner énfasis en la educación que los niños reciben en las escuelas, pero sobre todo en sus casas. Sabemos que los niños son unas esponjitas que aprenden rápidamente el ejemplo que ven a su alrededor; sabemos, también, que en nuestra sociedad son las madres o mejor dicho las mujeres (tías, abuelas, nanas, niñeras) las que, en la mayoría de familias, se hacen cargo del cuidado de los pequeños. Así que, mujeres no es suficiente con darles a nuestros hijos los mejores estudios, los mejores juguetes, las mejores vacaciones; lo primordial es cuidar el ejemplo que les damos: respetarlos  y respetarnos a nosotras mismas no dejándonos intimidar por nuestras parejas o por otras personas, no discutiendo ni gritando delante de ellos, no podemos permitir que nos violenten de cualquier forma. Nuestros hijos deben ver que en nuestra relación de pareja y en nuestra interacción con las demás personas existe respeto.

No olvidemos que violencia no es sólo física; no obstante, éste tipo de violencia es la que más se combate por sus notables consecuencias, lastimosamente esta violencia física comienza con violencia verbal pudiendo tomar mucho tiempo en recuperarse (dependerá de la predisposición con la que cuente cada una para salir del hoyo y del respaldo familiar que se tenga).

La violencia verbal es una forma de agresión que muchas veces pasa desapercibida pues no deja huellas visibles pudiendo ser confundida con un simple conflicto de pareja; se concreta a través de amenazas, humillaciones, manipulaciones, chantajes, exigencias de obediencia o sumisión, celos, desprecios, bromas sexistas, insultos, etc. Es sumamente preocupante que las mujeres, muchas veces, no nos damos cuenta que estamos siendo víctimas de violencia verbal, creemos que las manipulaciones, bromas sexistas y celos (formas de violencia verbal más usuales) son comportamientos normales  que se dan en todas las relaciones, acostumbrándonos a ellas; lo cual refuerza el perfil del agresor: irritable,  controlador, celoso, manipulador y explosivo. Este tipo de violencia por parte de la pareja es la que psicológicamente repercute más en una, pero también existe la violencia verbal por parte de otros miembros familiares, de los jefes y de distintas personas cercanas a la mujer.

Como ya lo hemos dicho en párrafos precedentes, los niños aprenden del ejemplo que les damos. Todos los agresores que vemos en los noticieros y los miles que andan en la clandestinidad tienen el inicio de su perversión en su niñez. Así que, por favor mujeres sepamos criar a nuestros hijos, que el respeto sea lo primordial; tratemos a los demás como nos gustaría ser tratadas.

Si tú siendo su madre te vas a reír cuando tu niño comienza a decir lisuras y groserías (que probablemente escuchó en casa) o te causa gracia que al llegar a la adolescencia “salga” con dos o más chicas a la vez, o permites que el papá  celebre su “picardía”, este jovencito creerá que está bien y que es correcto estar con dos o más mujeres. De la misma forma pasará si permitimos que nuestra pareja nos levante la voz o, peor aún, nos falte el respeto con insultos, groserías, bromas pesadas, etc delante de nuestros hijos, al transcurrir el tiempo estos niños y niñas creerán que es correcto que el esposo falte el respeto de esa forma a su esposa, ahí es donde se vuelve a repetir la escena, ese niño convertido en hombre vuelve a violentar a su mujer; y la niña convertida en mujer permite esta violencia.

Trabajemos en la autoestima de nuestros hijos  para que no sean víctimas como, tal vez, lo hemos sido nosotras en algún momento de nuestras vidas. Informémonos sobre los aspectos cruciales de la violencia, así podremos identificar situaciones de riesgo y evitarlas.  Debemos desechar la idea de que los chistes sexistas, celos o jalones del brazo (por nombrar algunas acciones) son “acciones inofensivas”, está comprobado que una vez que aceptamos esta situación comienza un proceso de “normalización de la situación”, es decir, pensamos que no fue tan malo y nos acostumbramos a las agresiones. Cambiemos el chip de “mejor me callo para no causar problemas” o “mejor no digo nada para no seguir discutiendo”, si pensamos diferente es importantísimo expresarnos con firmeza, respeto y claridad.

No debemos aceptar la violencia bajo ninguna circunstancia, si no lo haces por ti hazlo por tus hijos para que cuando él sea grande no repita estas agresiones con otra mujer y para que cuando ella sea grande no permita que nadie la violente.

Un fuerte abrazo para cada una.

Zu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s