La Navi

Desde que tengo memoria, recuerdo a la Navidad como una fiesta consumista disfrazada con villancicos, arbolitos adornados y nacimientos (en algunos casos aunque cada vez menos).

Todos los negocios ven incrementadas sus ventas en estas fechas. Hay que aprovechar, solemos decir, pero muy pocos saben y sienten el real significado de la Navidad…

Son tiempos de paz y amor en los cuales regresamos a nuestros terruños, compartimos tiempo con nuestros seres queridos, nos reunimos con nuestros mejores amigos del colegio y universidad los que siempre estarán ahí para nosotros. Es enriquecedor departir un almuerzo, cena, café y/o tragos con gente a la que amamos y con la que a pesar de la distancia física siempre existe temas de conversación placenteros. No obstante, creo que todos alguna vez en nuestras vidas debemos sentir, valorar y entender el real significado de la Navidad: que Dios envió a su hijo quien nos trajo el perdón y la vida.

En mi caso, sucedió hace cinco años cuando estaba pasando el peor momento de mi vida que me llevó a conocer y a aferrarme a Dios (de esto hablaré en un próximo post),  fue en esa Navidad que comprendí y sentí, profundamente, el nacimiento de Jesús y que el hombre necesita un Salvador

Regresando al carácter consumista de estas fechas navideñas y de fin de año, tengamos presente esta frase, que leí en alguna parte: que el consumismo no nos consuma. Evitemos endeudarnos, no gastemos más allá de nuestra capacidad económica (moderación y responsabilidad en nuestras compras) ahorremos nuestros aguinaldos para viajar el próximo añoJ. Compremos la comida que realmente vayamos a consumir (yo sé que con tantas “ofertas” a algunos se les es fácil caer en la tentación de comprar, seamos fuertes). Tratemos de apoyar a las tiendas pequeñas. Que los regalos que vayamos a hacer sean realmente útiles, recuerdo con mucho cariño y agradecimiento mis mejores regalos navideños porque fueron libros (Gracias hermana y papito). Ojalá este año se repita 🙂

P.D: estaba terminando de escribir este post navideño y se presentó en mi negocio un foráneo preguntando por la comisaría más cercana porque lo habían asaltado dejándolo sin documentos y sin dinero. Estas fechorías ya no son típicas de estas fiestas (se ven todo el año). Quiero instarles a tener mucho cuidado cuando tomemos taxis, cuidado con nuestras pertenencias y más si llegamos a ciudades que no conocemos.

¡Feliz Navidad!

Un abrazo.

Zu

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s