TU AMOR LO LLEVO A CADA LUGAR

Siempre ha sido chévere que el cumpleaños de mis papás sean dos días seguidos. Mi mamá cumple años el 26 de Mayo y mi papá los cumple el 27.

La celebración empieza un día y continúa hasta el siguiente. Recuerdo esperar con ansias Mayo (donde también cumple años mi hermana) para comer tres pasteles  y saborear exquisitos potajes. Recibíamos visitas de mis tíos (familiares y amigos de mis papás), pero lo mejor era ver a los dos seres que más quiero alegres y felices.

Mi papá por varios años preparó fiestas sorpresas a mi mamá y ya pasado de copas, a las doce de la noche comenzaba a levantar la voz: ¡Es mi cumpleaños, salúdenme! Jajaja. Él es así 💜.

Se casaron muy jóvenes. Ella de veintidós y él de veinticuatro y estuvieron juntos casi casi treinta y cincos años. Una locura hoy en día ¿cierto? Ahora que ya muy pocos optan por el matrimonio y mucho menos antes de los treinta. O que cada vez son mayores las separaciones y divorcios. Cuántas veces he oído de parejas que han discutido terriblemente al punto de que el marido se va de la casa uno o más días, o duermen en diferentes cuartos hasta que solucionen sus conflictos. Afortunadamente, por más que vi discusiones y desacuerdos entre mis padres muchas veces, mi papá no dejó de ir a dormir un sólo día a la casa, ni durmieron en camas distintas.

Una vez leí que una relación entre dos personas del mismo signo no funciona salvo que ambos sean Géminis. Y mis papás son de este signo. Mi mamá dice que en cuanto a diversión y fiestas se trataba, se llevaban muy bien porque mientras mi papá tocaba en las fiestas con su grupo (él es bajista), ella bailaba con sus amigas. “Yo estaba en mi salsa”, dice mi mamá.

Tengo el hermoso recuerdo de unos días antes que mi papá salga de gira por el universo, acercarme a la puerta entreabierta de su dormitorio y verlos a los dos abrazados durmiendo.

Creo que al ver a mis papás juntos atravesando los buenos, malos y peores momentos hace que yo tenga una expectativa alta del amor de pareja. Mi papá siempre amoroso, cariñoso, salamero, meloso; mientras que mi mamá demostraba su amor con sus cuidados y recomendaciones. Así se complementaban.

Hoy son cinco años que no podemos estar celebrando el 26 y 27 juntos físicamente, pero estoy segura que él va a donde vayamos nosotras. Y fiel a su estilo, lo seguimos celebrando entre alegrías.

¡Qué viva el 26 y 27 de Mayo!

Un beso al cielo.

 

Zu