YA SON MADRES

Recuerdan que hace unos meses escribí un post sobre la Alimentación en madres gestantes y lactantes, inspirado en varias amigas mías que estaban por dar a luz y otras que recién se estrenaban como madres…

Bueno, ahora ya todas están con sus bellos retoños y me produce harta ternura verlas a todas ellas felices e ilusionadas iniciando sus propias familias. Cada una me da consejos y me cuenta su experiencia a la hora del parto y la lactancia. Yo de cada una saco una enseñanza (que es lo que quiero compartir con ustedes hoy día).

Mientras voy escribiendo, voy pensando en estas amigas mías. Dos de ellas eran cero maternidad, cero niños, ahora se desenvuelven muy bien en su nueva faceta (o sea hay esperanzas conmigo). No puedo evitar recordar nuestras conversaciones antes de que se casen y antes de que salgan embarazadas. Conversaciones del tipo: problemas existenciales, juergas, oportunidades laborales, métodos anticonceptivos, chismes de los demás amigos, dietas, posibles viajes, discusiones con nuestros novios, y todo lo necesario en el cotilleo de amigas de muchos años.

Voy a dejar constancia de los últimos aportes de mis queridas amigas para que no se me vaya a olvidar :)!

Por ejemplo:

De Yanitza, una mujer recontra metódica, planificadora, práctica, intensa en todo lo que se propone. Resalto y aplaudo la idea de abrir una cuenta de ahorros para todos los gastos prenatales y postnatales de Flavia (su hermosa bebita de tres meses). Ella siempre ha visto más allá de lo evidente. Organizada y con voz de mando toda la vida. Me parece una idea genial el planificar los gastos abriendo una cuenta de ahorros.

¡Gracias por la idea chata!

De Gianina, graciosa, ocurrente, preocupada y analítica (de las que pinchan tu globo en una). La voz de mi conciencia. Ahora que la veo alimentar a Bruno (su precioso bebé de tres meses) pienso en cómo cambió su vida en 180 grados. Nuestras “conversaciones trascendentales” sobre discusiones y problemas con nuestros enamorados. Unas completas tragedias griegas en ese entonces (me hace gracia recordarlas). Ahora, ella me cuenta que esas “discusiones”, esos “problemas” son nada comparado con lo que se tiene que batallar en el matrimonio.

¡Gracias por el aliento choby!

De Danitza, mi casi casi hermana, la que tiene la historia de amor de novela. Paciencia y  persistencia son sus virtudes. Al cargar a mi bello Santiago (robusto bebé de seis meses) y verla realizando un sueño que tuvo por mucho tiempo (el conformar una familia con su gringo). Me dice que: No todo es color de rosa como parece. Y claro, seguro que no lo es, pero la persistencia y el amor se ven reflejados en su pequeña familia.

¡Gracias por el realismo amorcín!

De Malena, una de las mujeres más tiernas y maternales que conozco. Ahora que está casada y tiene una bebita linda (la pequeña Malena) me quedo con varias cosas que me dice como que el amor verdadero llega cuando menos te lo imaginas. Que la vida cambia por completo cuando menos lo piensas (como le pasó a ella).

Quisiera tener el umbral del dolor tan alto como ella que no sintió ningún dolor de parto hasta que estuvo en 8 de dilatación. Increíble. Le sirvió leer bastante sobre la hora del parto pues comprendió que en vez de pensar en el dolor que causa dar a luz, se debe pensar en la alegría de estar dando la bienvenida a este mundo a tu hijo. Excelente aporte.

¡Gracias por la ternura Male!

Finalmente, todas coinciden en disfrutar al máximo a tu bebé porque crecen rapidísimo. Que una vez que lo tienes en tus brazos, te olvidas de todo y tu mundo es tu hijo. Que no hay que estar escuchando todas las recomendaciones que te hacen porque aunque seas primeriza siempre harás lo mejor que creas para tu hijo.

Me despido embargada de ternura con las fotitos de mis sobrinitos.

Nos leemos. Un abrazo.

 Zu