LÍNEAS DE EXPRESIÓN

 

A muchas personas no les gusta decir su verdadera edad, sobre todo a las mujeres. A mí sí me gusta decir la mía. Treinta y uno. Hay quienes dicen que parezco de mi edad, hay otros que dicen que parezco menor y también están los que dicen que parezco mayor (nunca faltan los haters). En fin, creo que debemos sentirnos contentos y orgullosos porque cada línea de expresión en nuestro rostro son pruebas fehacientes de nuestras carcajadas, llantos, problemas, malas y buenas noches.

Esas líneas de expresión forman parte de nuestra experiencia de vida, para mí ésta cuenta más que todos nuestros estudios juntos. Confieso que me ha resultado, incluso, más satisfactoria que cualquier grado o título universitario. En los dos últimos años, sin proponérmelo al principio, crecí y mejoré bastante como persona.

No obstante, como ustedes bien saben, no todo es color de rosas. Algunas veces, cuando todo marcha en paz, sucede algo que nubla la escena (sí suena un poco “exagerado y trillado” lo sé, pero es true). Como me dijo alguien muy especial: “Si no hubieran problemas, la vida no sería vida. Todo pasa”. Y yo soy prueba fiel de que todo pasa en esta vida, así que paciencia, constancia y buen humor.

¡A vivir con intensidad nuestros días y nuestra edad!.

Abrazos.

Zu.