LA VERDAD POR DELANTE

El otro día escuché que las personas mentimos unas doscientas veces al día. Me quedé pensando en esta cifra porque yo digo muy pocas mentiras y son del tipo: no estoy comiendo harinas (cuando me acabo de empujar una tajada de torta de chocolate) o cuando no quiero salir y digo que me quedé dormida 😊. De ese tipo de mentiras monses (inofensivas) son las que yo puedo decir. De todas formas, mi papá siempre me recuerda que “las mentiras sólo engañan al que las dice”.

No ha faltado el chico que al conocerme y preguntarme a qué me dedico me ha dicho: si eres abogada entonces eres mentirosita… Qué tal concepto que tienen de nosotros, los abogados. O sea sí, conozco a unos recontra mentirosos (y bueno fuese que sólo mintieran en lo concerniente a su trabajo… ) no obstante, no todos somos de esa calaña 😇.

En fin, hay personas que no sólo mienten con una facilidad increíble sino también con una convicción genuina. No justifico las mentiras, para nada, pero mientras no hagan daño a alguien creo que no hay mayor problema. El problema está cuando lastiman, cuando hacen daño, cuando engañan…

Es como cuando conoces a alguien y, obviamente, ambos se venden la mejor versión de sí mismos y poco a poco se van conociendo en verdad. Eso es lo común, “lo normal”. Pero qué pasa cuando comienzas a conocer a la persona al terminar la relación. Una frase que mi prima me dijo y se quedó grabado en mí fue: “Conoces realmente a alguien cuando se acaba la relación” 🧡 y con el transcurrir del tiempo puedo dar fe de ello. Qué loco el darte cuenta que conoces a alguien cuando sale de tu vida y no cuando entra 🙄.

En cuanto al tema de parejas, no miento, desde el inicio les digo quién soy yo para que luego no se sientan estafados 🤗. Puedo exagerar un poco la realidad, imagino y fantaseo, pero no engaño, más bien a mí me han engañado…

Hace unos días, una buena amiga recién conocía al hombre con quien había compartido tres años de su vida, y era totalmente diferente a la persona que ella creía que él era. Eso duele, por supuesto que duele. ¿Cómo la persona en que uno más confía te puede tratar de una forma tan vil?

No puedo comprender por qué la maldad de algunas personas al engañar, olvidan que en esta vida todo lo que damos regresa. Por eso todo lo que se haga con amor y sinceridad regresa a ti, no importa como paguen los demás.

.

.

P. D. A ti que me lees con tristeza y frustración porque te han hecho un gran daño. Te prometo que todo pasa. No te sientas mal ni te culpes. No estás sola.