EL FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS

“El fin justifica los medios” dice Maquiavelo. ¿Será esto así? La mayoría de las personas hemos utilizado alguna vez esta frase y, también, la hemos hecho nuestra en más de una oportunidad.

Como cuando debes pasar un curso a como dé lugar: estudiar hasta la madrugada, pedirle apoyo a alguien a quien tal vez no le hablas mucho, hacer “ayuda memoria” (que tire la primera piedra quien nunca ha copiado en un examen), sacrificar alguna actividad (no ir a una fiesta, no comer por estudiar, etc). O tal vez pagar para obtener un beneficio: tener un permiso, evitar que te pongan una multa, etc (nuevamente, que tire la primera piedra quien nunca ha coimeado). No obstante, hay ciertos límites (cada quien tiene los suyos) que dependerán de nuestros valores y forma de ser.

Debería ser nuestra meta lograr cada objetivo trazado en pro de nuestro crecimiento profesional y personal, pero qué ocurre cuando para lograr cada objetivo se atenta contra nuestros propios principios. Por ejemplo: el perjudicar a otras personas. O ¿será que si hacemos cosas reprochables, como el perjudicar a otras personas, es porque no tenemos principios ni valores? ¿Y si la persona a la que se perjudica es supuestamente un amigo?

Particularmente, creo que está perfecto tener nuestras metas claras y trabajar muy duro para alcanzarlas. Sin embargo, sé que existen muchas personas que teniendo sus metas bien definidas, les importa un pepino perjudicar a otros con tal de llevar a cabo sus planes.

En cuanto al perjudicar a un amigo, yo creo que es imposible perjudicar, adrede, a un amigo. Y si esto ocurre es, simplemente, porque no es un amigo de verdad.

Considero negativo todo esto porque se va creando el karma. Supongo que lograr tus objetivos a costa de perjudicar a otras personas será fácil cuando no tienes principios ni valores definidos. De cualquier forma, es triste que existan personas que van por el mundo creando enemistades (pensé en colocar: perdiendo amistades, pero lo cierto es que un amigo no perjudica).

Sea como sea, pienso que ya es mala leche perjudicar, intencionalmente (sea cual sea nuestro fin a alcanzar), a cualquier persona; mucho más si con esa persona tenemos algún tipo de cercanía. Ahí no hay valores, no hay principios, no hay escrúpulos.

Entonces, para mí, el fin no justifica los medios si es que para ello debo perjudicar a alguien. Iría contra mis principios.

Buena suerte a todos.

Saludos.

Zu

P. D. valgan las redundancias 😊