LAS MUJERES NO MIRAN

Les contaré que hoy día, a la hora que regresaba del trabajo. El waze me llevó por una avenida comercial en Pueblo Libre. Había un bus que no me permitía adelantar. Otros autos adelantaban invadiendo la ciclo vía. Hasta ahí, todo cotidiano.

Tres de la tarde. Con la llegada de la primavera se va haciendo insoportable el uso de la mascarilla. Sofocada y hambrienta, cuando en eso asoma un ciclista por la estrecha vía de la derecha.
Cada vez es más común ver personas transitando en bicis, sin embargo al ver a este joven quedé atónita.

Sí, obviamente, se ejercitaba. Sí, con los lentes de sol, la mascarilla y los audífonos, lo que resaltaba eran sus extremidades inferiores… Sí, quedé boba mirando el músculo de su pantorrilla contraído al pedalear.
Por culpa del bus que iba adelante, el joven ciclista me pasó. Cuadra y media después, lo volví a encontrar. Desaceleré dando permiso de distracción a mis ojos.

Para mi buena suerte, el bus viró a la derecha. Por andar mirando al ciclista no me percaté de la cola de autos que estaban detrás de mí los que ni bien desaceleré hicieron sentir su apuro tocando el claxon.

Que ¿las mujeres nos miramos? Que ¿somos caletas?

¡Claro que miramos!
Y a veces con desparpajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s