TRES AMIGAS CONVERSAN

– Amiga sorry, el tráfico es el culpable – se excusó Giuliana saludando con un beso.

– Bianca escribió que está a un par de cuadras, vamos entrando.

Se sentaron en la mesa del fondo, al costado de la ventana por la que se veía una de las avenidas más transitadas de la ciudad.

– ¿Qué tal nena? ¿Cómo siguen las cosas con Arturo?

– Anoche me dijo que lo disculpara si estaba un poco distante. Está preocupado por la presentación de una maqueta no sé que más – Repuso Carla.

– Ah ¡ya ves! Era eso. Está preocupado por el trabajo – Giuliana sonaba optimista.

– Buenas noches. Bienvenidas. Les dejo nuestra carta – interrumpió le mesero.

– ¡Giuli mira! – prendida de la ventana.- Ahí está Bianca. ¿Con quién está?

Giuliana giró a la derecha, arqueando las cejas:

– Ni idea. Bonito carro.

– Como que está demorando en despedirse – sonrió Carla.

Al cabo de unos minutos. Bianca ingresa al restaurante con una sonrisa triunfadora y ojos evidentes.

– ¡Chicas les tengo que contar! – saludó con un beso a cada amiga.

– ¿Quién es él? – Giuliana no esperó a que su amiga tomara asiento.

– Cuenta todo y exagera – Carla dejó la carta a un lado.

– Es un patita que conocí el otro día en el gimnasio. Empezamos a conversar y ayer salimos.

– ¿Ayer? ¿Por qué no nos has contado? – Carla increpó.

– ¿Qué tal es? – Preguntó Giuliana.

– Hay que pedir de una vez, tengo hambre. Luego les sigo contando.

Llamaron al mesero e hicieron sus pedidos.

– Ya Bianca cuéntanos – Giuliana ansiosa por saber sobre el nuevo prospecto de su amiga.

– Anoche me invitó a cenar. Fuimos a un lugar lindo, medio caleta en Guardia Civil. Es ortodoncista y hoy fue a recogerme a la oficina.

 – ¿Y pasó algo más anoche? – Carla extrañaba salir por primera vez con alguien. Llevaba conviviendo con su novio tres años y en las últimas semanas la monotonía había tomado las riendas de su relación.

– Agarramos un montón, pero no tuve ganas de seguirla… – en un segundo la sonrisa triunfadora de Bianca se convirtió en un mohín.

– ¿Y eso? – Giuliana intrigada.

El mesero volvió a interrumpir trayendo sus pedidos

– Soy una tonta. Me acordé de Rafael. Me cagó – los ojos de Bianca se volvieron agüita.

Giuliana miró a Carla y rápidamente a Bianca. Tomó el primer sorbo de su bebida.

– ¿Has sabido algo de Rafo? – Preguntó Carla.

– No, nada desde la recaída que tuvimos en semana Santa. El otro día me contaron que estaba saliendo con una flaca de su trabajo.

– ¡Bianca ya! Suficiente. No sigas permitiendo que el idiota de Rafael te siga cagando – Giuliana estaba cansada de ver a su amiga derrumbarse por el cretino que la engañó días antes de su boda.

– Yo creo que deberías ir a todo con tu nuevo amigo ortodoncista – Sugirió Carla, mientras probaba su piña colada.

– Es chévere el pata. Toda la música que escucha en su carro me gusta. Además es bien simpático y está ¡muy bien! – cambió su expresión melancólica.

– Bien por ti. ¿A qué gimnasio estás yendo? Estoy pensando en apuntarme a ver si conozco a alguien así. La plaza está dura estos días – Giuliana llevaba más de un año sin enamorado.

Rieron y empezaron a probar sus platos.

– ¿Cómo van las cosas con Arturo? – Bianca se dirigió a Carla.

– Justo antes de que llegues le contaba a Giuli que anoche me pidió disculpas por estar tan distante conmigo. Dice que es el trabajo lo que lo tiene así.

– Ay amiga, no sé. Yo no me fiaría. Si algo me dejó el huevón de Rafael fue no creer en las disculpas de los hombres.

– Hey Bianca no ayudes. Ya fue. Hay que hacer un brindis por … no sé por qué, pero brindemos – sugirió Giuliana.

Las tres amigas tomaron sus copas, ninguna tenía un motivo especial por el cual brindar; no obstante, las tres querían lo mismo: amor. Brindaron y bebieron.

– Tienes razón Bianca.

– ¿En qué amiga? – preguntó algo preocupada por el tono en el que Carla aseveró.

– En no fiarme en lo que Arturo me dice. Lo tengo entre ceja y ceja. Pero hay algo peor aún. Tengo un retraso de una semana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s