Ana

Si supiéramos cuánto tiempo pasará para volver a conversar con alguien tal vez seríamos más cariñosos, amables, empáticos, agradecidos y trataríamos de decirle a esa persona lo que significa para nosotros. Sólo tal vez…

Hace poco más de dos años que me reuní con dos amigas muy queridas en Trujillo. Fue un sábado por la noche a la salida de mis clases de maestría. Después de varios meses pudimos reunirnos pese a estar en la misma ciudad los fines de semana. Fuimos a cenar al Coco Torete del Real Plaza. Katty y yo aún no decidíamos que pedir cuando Ana propuso una parrillada para dos (que alcanza para tres) más una porción de anticuchos y una jarra de sangría. Ambas aceptamos y cerramos las cartas. Vino el mesero y Ana hizo el pedido. Conversamos sobre: nuestras clases (ellas dos hacían la maestría en la Nacional) y sobre los últimos sucesos de nuestras vidas.

Esa noche nos faltó tiempo para seguir conversando. Entre otros chismes, Ana nos contó que se había burlado de fotos y publicaciones que “alguien” había hecho. Ella es así, no le importa terminar peleándose con alguien con tal de defender a una amiga 🙂.

Como siempre, Ana se encargó de dividir la cuenta y dar el cambio (algo que a Katty y a mí nos confunde 🤗). Caminamos por el centro comercial y nos sacamos una foto, la que ahora veo con nostalgia porque no sé bien cómo ni por qué, tiempo después Ana y yo nos distanciámos. Fue un mal entendido que ambas dejamos pasar y ahora no puedo recordar bien qué cosa fue…

Hace unos días traté de hablarle, y hablamos un poco, pero ya no era lo mismo. Bueno, es que también hace muucho que no hablábamos.

Sé que sigue siendo la chica divertida, juerguera, fresh y jodelona que conocí.

Gracias Ana por la complicidad de tantos años, desde segundo ciclo en la universidad. Vienen a mí tantos, tantísimos recuerdos tuyos, nuestros…

Gracias por defenderme y por burlarte públicamente de ya sabes quien 😅 (nos reímos tanto con los screenshot que me enviabas).

Gracias porque aunque ya no hablemos sé que cuando vaya a Cutervo tengo donde quedarme 😁.

Y si un día me llegas a leer, sé que también recordarás nuestra amistad y complicidad.

NO ESCUPAS AL CIELO QUE EN LA CARA TE CAE

En mi vida han sucedido los eventos que yo, públicamente, había dicho que rechazaba, que no me gustaba o que no toleraba. Por un golpe de “mala suerte” o “castigo divino” terminaba sucediendo estas cosas. Irónicamente, es hasta ahora que llego a estas conclusiones. Tal vez si me hubiera percatado de que todo lo que rechazaba públicamente terminaba sucediéndome, me hubiera ahorrado varios altibajos en mi vida (ok el “hubiera” no existe). Ahora doy fe que el “no escupas al cielo que en la cara te cae” es totalmente cierto. Por ejemplo:

Cuando me preguntaban, a los trece o catorce años, qué carrera iba a estudiar, varias veces respondí, muy segura y hasta arrogante: aún no lo tengo claro pero sé que no estudiaré ni Medicina ni Derecho. ¿Por qué? me preguntaban extrañados. Y yo contestaba suelta de huesos: Porque son las carreras más comunes, yo quiero algo diferente… Un año después empecé a inclinarme por Derecho y terminé titulándome de abogada.

▶️ No escupas al cielo que en la cara te cae.

En la adolescencia, mis gustos en cuanto a chicos eran básicamente: de tez blanca, caritas de buena gente y lacios. Solía decirles a mis amigas: los morenos no me gustan, paso… A los dieciséis terminé templándome bien feo de un morocho medio trinchudo 😅.

▶️ No escupas al cielo que en la cara te cae.

Crecí rodeada de mis primos (mayores y menores). Uno de mis primos mayores es todo un personaje de película, pero de película de terror: mitómano, mujeriego, borracho, el alma de las fiestas… (como primo es recontra chévere, pero como pareja…my God). Siempre me cayeron mal los tipos así, los evitaba y rechazaba, hasta decía de sus enamoradas: ilusas no se dan cuenta con quién están. Un día bajé la guardia y yo fui la ilusa que terminó hasta las orejas con un Pepe Lucho 😂.

▶️ No escupas al cielo que en la cara te cae.

De todas las ramas del Derecho, por la que menos sentí inclinación desde siempre fue Derecho Penal, incluso me metía a los cursos de “Derecho Penal” y “Derecho Procesal Penal” con el profesor más “fácil”. Y por esos azares de la vida que uno no se explica, terminé trabajando en esta área 🙄.

▶️ No escupas al cielo que en la cara te cae.

En los últimos años, en conversaciones con amigos, sacando la cuenta del kilometraje que vamos acumulando y que cada vez somos menos los solteros sin hijos, es constante el manifestar que queremos encontrar a “esa persona” que sea soltera y que aún no tenga hijos, ¿es mucho pedir eso a nuestros treinta y picos? 🤔En varias ocasiones he repetido que quiero una “combi vacía” y lo primero que hago es fijarme en un hombre soltero, pero con hijo (conozco a varios que les ha caído este escupitajo).

▶️ No escupas al cielo que en la cara te cae.

Ahora miro para atrás y la explicación que le doy a cada escupitajo que en la cara me ha caído es simple: Dios me enseña a ser humilde y a no decir “de esta agua no he de beber”. A ver si ya voy aprendiendo.

Zu

PSÍQUICA

Será por mi signo zodiacal o por mi carta astral o simplemente es mi forma de ser, el ser medio psíquica. Me refiero a que creo mucho en la interpretación de los sueños, en la intuición, en la vibra, en la Astrología. Es algo que viene de familia. En mi casa siempre he escuchado a mi abuelita comentar el significado de los sueños, ni que decir de mi tía Amada que en varias oportunidades ha dejado a todos angustiados por algo que soñó ya que el significado de sus sueños son certeros, o de mi tía Teshi que te pregunta cuándo es tu cumpleaños y te va “mapeando”, una vez le preguntó a un ex enamorado mío qué fecha cumplía años, él le respondió: dieciséis de mayo y ella sentenció: uy eres muy bueno, pero muy mujeriego también. 😂

Es cierto, uno mismo le da el significado a las cosas, a los sueños, a las “casualidades”; no obstante, varias veces he tratado de negarme al significado de algún sueño feo o negativo. He tratado que suceda algo diferente, pero no sé por qué termina sucediendo lo que temo, lo que no quiero que pase, lo que en el fondo sé qué significa pero no quiero que suceda. No encuentro explicación a esto. Por ejemplo: cuando mi papá estaba internado en el hospital y yo soñaba con una niña pequeña (casi siempre era la sobrinita de mi ex enamorado) ese día mi papá se descompensaba. Al principio creí que era una casualidad, pero en los nueve meses que él estuvo internado sucedió siempre. Cada vez que yo soñaba con esa niña, él se ponía mal. No había forma de evitar que suceda eso. ☹️

En mayo del 2018 soñé con toda mi familia reunida en la casa de mis abuelitos en la Sanidad, vi a todos mis primos y tíos degustando un almuerzo (parecía Cabrito a la norteña). En la cocina había varias ollas grandes llenas de comida. Para mi familia soñar con comida es augurio de funerales. A los cuatro meses de aquel sueño mi abuelito falleció. Mis primos y tíos que residen en Estados Unidos vinieron a Perú y estuvimos reunidos en la casa de la Sanidad. No hubo risas, pero sí hubo mucha gente y comida.

Similar me pasa con las pesadillas. Cuando algunos familiares cercanos han partido los he sentido aunque no he sabido precisamente quién es el que se va. Siento dedos en mi brazo o su brazo en la yema de mis dedos. Hace trece años mi primo Renzo falleció en un accidente, un mes antes de su deceso me daban pesadillas todos los días. En ese año compartí habitación con mi prima Danitza, casi a diario tenía que pasarme a su cama porque no podía dormir tranquila en mi cama. No sé por qué él me despertaba y me asustaba. Un día después de almuerzo me quedé dormida en el sofá, a lado de mi tía Amada que estaba llenando el crucigrama, y aún así Renzo me asustó. Me daban pesadillas de noche y de día, estando sola o acompañada. Todo ese mes anduve zombi hasta que me dieron la lamentable noticia de su partida.

Las interpretaciones de mis sueños con el tiempo se han ido perfeccionando (por decirlo de alguna forma) sobretodo cuando se tratan de sueños con joyas o alhajas. Cada vez que sueño con estos accesorios, a los pocos días me entero del embarazo de alguien que conozco.

Hace poco más de una semana soñé con una pulsera, pero no era de oro (como en casi todos mis sueños) sino de bisutería. Me desperté pensando si habría alguna diferencia en el significado del sueño por no ser una joya de oro sino una simple bisutería. Pensé que tal vez había soñado eso por lo que le había pasado a una amiga a la que le regalaron un anillo supuestamente de oro blanco y resultó ser de “canchita”…😔

A los pocos días mis predicciones resultaron certeras, a través de Facebook me enteré que un compañero de facultad había tenido un bebé, que una compañera (de la facultad de Derecho también) está gestando y vi que una ex compañera de trabajo recién había dado a luz a su segundo bebé. Se lo conté a Laura, que es otra psíquica e incluso tiene unos sueños tan reveladores (casi como los de mi tía Amada) y me dijo sorprendida: ¡Amiga! Yo me he soñado comiendo una fruta, para mí eso es embarazo y si tú has soñado con joyas debe ser porque alguien que ambas conocemos va a tener un bebé.

A los dos días, mientras conducía y conversaba con Laura, recibí un mensaje de una amiga que me decía que necesitaba hablar conmigo (por si acaso leí el mensaje en un semáforo en rojo, no se alarmen). Ni bien terminé de contarle a Laura lo del mensaje de esta amiga en común, me dijo: ¡Está embarazada! A lo cual respondí: ¡Lo mismo estoy pensando!

Por la noche mi amiga me llamó y me confirmó la noticia. Después de increparle el hecho de que habíamos quedado que a nuestros treinta y picos todavía no “sentaríamos cabeza” y que aún a partir del próximo abril comenzaríamos a hablar del tema la felicité de corazón y lloré de la emoción de que una de mis mejores amigas va a tener un bebé.

Con ella ya sólo me queda Katty, que está totalmente advertida que no puede casarse hasta que yo esté comprometida (jajaja lo siento Jordy promesas son promesas You Know).😜

Como dice mi papá: “Los sueños, sueños son”.

¡Abrazos y buena vibra!

Zu 🍀

LA VERDAD POR DELANTE

El otro día escuché que las personas mentimos unas doscientas veces al día. Me quedé pensando en esta cifra porque yo digo muy pocas mentiras y son del tipo: no estoy comiendo harinas (cuando me acabo de empujar una tajada de torta de chocolate) o cuando no quiero salir y digo que me quedé dormida 😊. De ese tipo de mentiras monses (inofensivas) son las que yo puedo decir. De todas formas, mi papá siempre me recuerda que “las mentiras sólo engañan al que las dice”.

No ha faltado el chico que al conocerme y preguntarme a qué me dedico me ha dicho: si eres abogada entonces eres mentirosita… Qué tal concepto que tienen de nosotros, los abogados. O sea sí, conozco a unos recontra mentirosos (y bueno fuese que sólo mintieran en lo concerniente a su trabajo… ) no obstante, no todos somos de esa calaña 😇.

En fin, hay personas que no sólo mienten con una facilidad increíble sino también con una convicción genuina. No justifico las mentiras, para nada, pero mientras no hagan daño a alguien creo que no hay mayor problema. El problema está cuando lastiman, cuando hacen daño, cuando engañan…

Es como cuando conoces a alguien y, obviamente, ambos se venden la mejor versión de sí mismos y poco a poco se van conociendo en verdad. Eso es lo común, “lo normal”. Pero qué pasa cuando comienzas a conocer a la persona al terminar la relación. Una frase que mi prima me dijo y se quedó grabado en mí fue: “Conoces realmente a alguien cuando se acaba la relación” 🧡 y con el transcurrir del tiempo puedo dar fe de ello. Qué loco el darte cuenta que conoces a alguien cuando sale de tu vida y no cuando entra 🙄.

En cuanto al tema de parejas, no miento, desde el inicio les digo quién soy yo para que luego no se sientan estafados 🤗. Puedo exagerar un poco la realidad, imagino y fantaseo, pero no engaño, más bien a mí me han engañado…

Hace unos días, una buena amiga recién conocía al hombre con quien había compartido tres años de su vida, y era totalmente diferente a la persona que ella creía que él era. Eso duele, por supuesto que duele. ¿Cómo la persona en que uno más confía te puede tratar de una forma tan vil?

No puedo comprender por qué la maldad de algunas personas al engañar, olvidan que en esta vida todo lo que damos regresa. Por eso todo lo que se haga con amor y sinceridad regresa a ti, no importa como paguen los demás.

.

.

P. D. A ti que me lees con tristeza y frustración porque te han hecho un gran daño. Te prometo que todo pasa. No te sientas mal ni te culpes. No estás sola.

Mis amigos son lo y los que ayer fueron

Soy de muy pocos amigos y a mis amigos más entrañables los puedo contar con los dedos de una mano. Así no nos veamos tan seguido como desearía y a pesar de vivir en distintas ciudades siempre estamos en contacto, tratamos de mantenernos “al día” en los sucesos de nuestras vidas.

Pienso que mis amigos más entrañables son de las mejores personas que existen, con sus defectos y virtudes son realmente admirables por lo que son y por lo que con esfuerzo han conseguido. Yo los admiro a cada uno.

En alguna época me distancié de alguno de ellos por irrelevancias, ahora que lo pienso esas irrelevancias son parte de la inmadurez de la adolescencia o primeros años de juventud (vale decir que nos conocemos más de catorce años). Ahora que los cinco somos profesionales (dos ya son madres) y estamos curtidos de experiencias de toda índole les agradezco que me sigan teniendo en sus vidas 🤗.

Les agradezco no sólo porque leen lo que escribo y aún me tienen en sus vidas, sino por soñar y alucinar viajes y negocios juntos ✈️. Les agradezco que me escuchen y aconsejen (cada uno desde su punto de vista) sin juzgar ni criticar. Gracias por confiar en mí y por poder confiar en ustedes. Gracias por el aguante de tantísimos años 😊.

Es lindo que pese al tiempo y la distancia la amistad se mantenga intacta 🍀.

📍Gracias “gordi” por estar en mi vida a pesar de mis histerias y ansiedad sabes aguantarme. Tú eres mi cable a tierra con tu bullyng permanente. Amo tu millenial life.

📍Gracias “cachete” porque pese a tu agitada vida siempre puedo contar contigo para inyectarme realidad, gracias por escucharme, por los consejos, las risas y los recuerdos de toda una vida.

📍Gracias “manzana” por tu empatía genuina, por hacerme ver las cosas desde otra perspectiva, por los consejos (que ninguna hace caso 😁) y las anécdotas y recuerdos de toda una vida. Entre locas nos entendemos perfectamente 😊🤦‍♀️

📍Gracias “china” por ser mi soul sister, por tu ternura, cordura y amistad sincera. Ya nos hemos dicho todo lo que sentimos la una por la otra 🌈😁

📍Gracias “laurel” por ser la persona más perseverante y con una fe inquebrantable que conozco. Mil gracias por el aguante de tantas horas en el teléfono hablando de las cosas más serias e importantes como hablando de huevadas 😁😎. Gracias amiga 😘.

Espero que todos tengan personas especiales en sus vidas con quien compartir las penas y alegrías sin temor a que nos vayan a fallar, así todo se hace más llevadero 😉.

Zu

LIBRE

Todas las personas anhelamos en algún momento tener un compañero(a) de vida, no sólo un enamorado o novio. Y eso es normal. A veces nos quedamos pensando en cuándo conoceremos a esa persona que nos olvidamos de valorar y disfrutar nuestro presente: nuestra soltería. Es linda esta etapa (en algunos casos es más corta de lo que creemos…) así que a vivirla y disfrutarla bien, con esto no estoy diciendo que vayamos de party todas las semanas, sino que trabajemos en nosotros mismos, consintiéndonos (cada quien a su manera), siendo mejores personas que el día anterior.

Llevo más de dos años sola. En ese tiempo conocí a dos chicos que me gustaron y me ilusioné como cualquiera (de uno más que el otro). Con el primer chico que conocí, como es de imaginarse y a quién no le ha pasado, todo el tiempo lo comparaba con mi ex (al que quise muchísimo y cuando se acabó lloré muchísimo también). Con el segundo chico, recordé que donde hay amor, no hay excusas. El que quiere busca la manera que funcione porque no quiere perderte, porque le gusta estar a tu lado, las excusas sobran. Si no te sientes cómodo, amado y en reciprocidad en una relación entonces no pierdas tiempo, enfócate en ti, en mejorar y seguir creciendo. “Si no te quiere entonces esa persona no es suficiente para ti”.

Creo en el amor, creo en el compromiso en una pareja, creo en la fidelidad, creo que hay hombres muy buenos y espero conocer algún día a mi compañero de vida, a mi piloto y copiloto, al que me quiera tal y como soy (como Marc Darcy quiere a Bridget Jones) y tener tres hijos y un perro; y si no, pues no importa, seguiré enfocándome en mí, viajando, disfrutando de lo que me gusta, viviendo bien y bonito que al final es lo único con lo que nos quedamos.

Escribo esto no de pura catarsis sino para recordarles que mientras llega el buen amor a nuestras vidas debemos enfocarnos en nosotros mismos, en cuidarnos y crecer. A mí, al principio me costó comprenderlo del todo, pero una vez que lo hice me sentí empoderada porque comencé a hacer muchas cosas que siempre quise emprender. Si yo pude comprenderlo y empezar a hacerlo, todos pueden.

Un abrazo fuerte y gracias por leerme 🙂

Zu

CORAZÓN ROTO

Habíamos planeado que ni bien termine la verbena por el aniversario del colegio, iríamos a seguirla a casa de Karin. Sus padres eran recontra permisivos y sus dos hermanos mayores se encontraban de viaje así que podíamos divertirnos a nuestras anchas.

Luis no pudo ir porque tenía que estudiar para un examen. Él ya había ingresado a la universidad y a pesar de haber empezado el ciclo unos meses antes, debía sacar las notas más altas si quería obtener una beca, la cual era su meta. En los dos años que llevábamos juntos, Luis había demostrado ser un chico bien estudioso que prefería quedarse a estudiar que salir con amigos. Éramos como agua y aceite, pero nos queríamos. Él era mi primer enamorado y yo era su primera enamorada. Toda la realidad conocida hasta ese momento era perfecta.

Al terminar la verbena, mis amigos y yo subimos a la camioneta de Erick, bueno de su papá, y nos dirigimos a “24 Horas”. Bajaron a comprar Karin, Catherine y Abel. Unos minutos después regresó Karin y me pidió que la acompañara. ¿Qué pasó? ¿Por qué esa cara? ¿Faltó dinero?

Había varios carros estacionados afuera de la licorería. Karin caminaba un paso adelante. Cuando llegamos a la reja del local me dijo triste: Mira – señalando a un Volkswagen rojo polarizado. Sentí que mi corazón estallaba en mil pedazos, mis manos sudaban más de lo normal, mis ojos se hicieron agüita y no podía articular palabra alguna. Karin me abrazó mientras se acercaban Catherine y Abel. Ahí estaba Luis. Conversaba muy cerquita con una chica de gran escote y jean apretado. Ella estaba apoyada en el escarabajo y él tenía sus dos manos en la cintura de ella.

No podía estar pasando eso. Mi Luis tendría que estar estudiando en su casa, solo. De pronto aparecieron dos amigos de él, que  alguna vez me los presentó. Uno de ellos atinó a decir imperativamente: Luis. Voltearon y nos vieron a todos observándolos. No supe qué hacer ni qué decir, sólo di media vuelta y junto con mis amigos regresé a la camioneta. Karin se encargó de contarles a los demás lo que acababa de suceder. Nadie lo podía creer. Lo único que yo quería era estar sola en mi habitación y llorar. Sentía dolor en el pecho y vergüenza. No podía ir a mi casa así, mis hermanas se darían cuenta y se lo dirían a mis papás. Mi mamá llamaría a la mamá de Luis y  mi papá iría a buscarlo y le sacaría la mugre, estoy segura.

En casa de Karin me lavé la cara, fumé un cigarro, bebí dos tragos de Cuba Libre y le pedí por favor a Erick y a Pili que me llevaran a mi casa. El reloj marcaba las 12.40 de la noche, felizmente mis papás no eran de los que esperaban despiertos a sus hijas.

Me puse el pijama y al acostarme, ahí estaba el maldito peluche que me había regalado Luis en la Navidad pasada. Me dio arcadas y lo arrojé debajo de la cama. Recé y le pedí a Dios que me haga olvidarlo. Increíblemente después de que dije: Diosito que se haga tu voluntad me quedé profundamente dormida.

Al día siguiente, Luis llamó por teléfono. Por suerte contestó mi papá quien, a petición mía, le dijo que no quería  hablar con él y que no volviera a llamar. Tuve que explicarle el motivo de mi reacción:

  • Papi te voy a contar pero no se lo comentes a nadie. Lo que pasa es que Luis ya no me gusta. Ya no quiero estar con él. Se lo he dicho pero, él insiste.
  • Me parece lo mejor hijita, los enamorados a los dieciséis solo quitan tiempo, ya te falta poco para terminar el colegio, ingresarás a la universidad y harás más amistades. El amor llegará cuando tenga que llegar ni antes ni después. Todo a su tiempo mi Julieta bonita.

Me puse a llorar en los brazos de mi papá, no por haber sido traicionada, sino por la mentira que le estaba contando al hombre que más me amaba en el mundo. Al maravilloso ser humano que me consolaba siempre y al que podía correr a llorar. No podía romperle el corazón contándole cómo a mí me lo habían roto la noche anterior. No. Tenía que ser fuerte y olvidarme de ese idiota.

Los días fueron pasando y mantenía mi mente ocupada entendiendo Física Elemental, tenía bajas notas en el curso. Los viernes por la tarde seguí reuniéndome  con mis amigas en el “Tambo” a tomar algo y conversar. Los sábados íbamos al cine “Bahía” o a caminar por el centro de la ciudad. La verdad es que cuando recordaba lo sucedido me dolía muchísimo, pero trataba de no pensar mucho en ello y mi vida seguía transcurriendo de forma “normal”. Era Setiembre y todos los temas de conversación se tornaban a cerca del viaje de excursión, de la graduación y el baile de promo.

Luis no volvió a llamar. No fue a mi casa. Ni siquiera intentó buscarme a la salida del colegio. ¡Qué maldito! Después de dos años de haber estado juntos, por lo menos hubiera tratado de explicar lo inexplicable, disculparse o lo que sea…

No volví a pasar por su calle y, obviamente, él por la mía, tampoco. Pronto llegó el verano y con él la preparación para entrar a la Universidad. No tenía ganas de estudiar, pese a ello y a todos los pronósticos ingresé a la Universidad Nacional. Sería comunicadora social.

Creía que al empezar la universidad ya no pensaría más en Luis. Error. No fue así. Me atormentaba la idea de que estando conmigo, también estaba con esa chica. Ni siquiera le importó darme alguna explicación y tal vez eso fue lo mejor porque seguro lo hubiese perdonado.

Había escuchado que a los dieciséis siempre eran reales los sentimientos, probablemente en algún momento fue real el amor que sintió por mí, pero también fue real su engaño.

Mindfulness

Como ya les he contado en otras publicaciones, al regresar de mis vacaciones en Estados Unidos (tiempo que me ayudó a conocerme y, especialmente, a reconocerme) me he dedicado a la sanación, cuidado y crecimiento de mi interior. Ni bien llegué a Lima decidí inscribirme en mi primer taller de “Escritura Creativa” con los capos de Machucabotones, tenía pendiente llevar un curso de Yoga. Por fin, la semana pasada comencé un taller de “Mindfulness, Meditación y Yoga” con la trome en esta materia: Jessica Vega Puch.

Aunque yo sea una persona paciente, confieso que esa paciencia muchas veces me lleva a la ansiedad y el stress, así que tenía que tomar medidas sobre el asunto. Jimmy, con el que casi siempre pierdo la paciencia (lo siento amigo, gracias por aguantarme) dice que yo termino stressándolo y que debí haber empezado este taller antes de los de escritura jajaja. Bueno, tomará tiempo, pero practicaré en bajarle a mi ansiedad I promisse.

Por lo pronto, estoy aprendiendo a disminuir la intensidad a las emociones. Aprendiendo a no reaccionar (cuánto cuesta…). Y como TODO LO QUE SE PRACTICA SE REFUERZA (amo esta frase) sé que debo hacerlo todos los días, tres veces al día (el meditar, el concentrarme en mi respiración). No obstante, honestamente, no lo estoy practicando tanto como quisiera. Me prometo aumentar la práctica y hacer espacios en mi día a día para realizarlo (iré al baño de la oficina a respirar).

En este taller estoy comprendiendo que los pensamientos crean emociones, éstas crean sensaciones físicas y éstas a su vez crean conductas. En la última clase hicimos una práctica de gestión de emociones en la cual todos los participantes meditamos sobe la emoción que estábamos sintiendo en ese preciso momento. Yo reconocí estar sintiendo temor. La gran mayoría (por no decir toda la clase) manifestaron estar sintiendo emociones “negativas” como: tristeza o miedo.

La profesora nos recalcó el No Juzgar nuestras emociones ni como “buenas” o “malas”, ni como “positivas” o “negativas”, ni a nosotros mismos por sentir una emoción difícil o incómoda. Normalmente reaccionamos bloqueando estos malestares (distrayéndonos o automedicándonos) o abrumándonos (pensando más de la cuenta en nuestra emoción y empeorando la situación). Jessica nos enseñó a sostener nuestra emoción y acariciarla como si fuera un niño pequeño. Debemos aprender a aceptar “lo desagradable” sin aferrarnos a eso, pero sin evitarlo ni rechazarlo porque el dolor es parte de la vida. Cada emoción tiene una función.

¡Un fuerte abrazo y buena vibra!

Zu

Psicópata Integrado

Hace algunas semanas, después de más de dos meses, conversé con mi primo (al que quiero y admiro como el hermano que no tuve). La conversación duró varias horas, nos pusimos al día sobre los últimos sucesos de nuestras vidas. Por uno y otro motivo mis horarios libres no coincidían con los de él y veníamos posponiendo esta conversación que fue muy reveladora para mí.

Conoció a llamémosla “María” e inmediatamente “match”. Le llamó la atención lo guapa y amable que era. Súper linda, dijo.

. Prima nunca había conocido a una chica así. Y tú sabes que he conocido a un montón de chicas – abría los ojos que expresaban su total asombro.

. Sí lo sé, pero a veces pasa así. Te acuerdas que te conté que estuve con un chico que al principio me caía mal y a los pocos días cambió todo el concepto que tenía de él. Nunca había conocido s un chico así… – daba por sentado que esas cosas suelen suceder.

  • Ah el pata ese… Espera que te siga contando.

Prosiguió su relato:

  • María me atrajo rápidamente por su amabilidad y por lo linda que era conmigo. Me llamaba la atención que no me dejara gastar. O sea, no dejaba que compre cosas innecesarias. Fue la primera chica que en un mes llevé a mi casa y se la presenté a mi familia. Ella se metió al bolsillo a mis papás al toque porque cada vez que iba a mi casa, que se volvió cosa de casi todos los días, se comportaba de una manera muy atenta y amorosa. Decía que le gustaba cocinar y cocinaba para todos en casa. Era conversadora, sobretodo conversaba mucho con mi mamá al punto que más de una vez me dijo: “tu mamá y yo somos almas gemelas”.
  • Jajaja ¿En serio?
  • Sí. Igual que tu ex que llegaba a tu casa y se llevaba bien con toda la familia. Hasta lo nombraron padrino a ese…
  • Jajaja ¡Sí! Paraba metido en mi casa y en la de los abuelos también. Se llevaba bien con todos.
  • Esas son caretas prima. Ya te vas a dar cuenta. Te sigo contando. María me mandaba mensajes de texto largazos y por whatsapp también. Tú sabes que yo casi no utilizo esa aplicación, pero ella empezó a bombardearme de mensajes todo el día. Eran mensajes melosos de buenos días, buenas noches, me enviaba fotos, me avisaba a la hora que salía de su casa, me pedía que la recoja del trabajo, me deseaba que Dios me llene de muchas bendiciones y hasta se disque preocupaba por si había almorzado, si había comido… Otras chicas con las que he salido nunca se han comportado de esa forma, así que para mí era raro. Empecé a desconfiar un poco de todo eso. Pensé que tal vez era una interesada que quería sacar algún provecho de mí, incluso la puse a prueba en varias ocasiones en cuestión de dinero y ¡nada! Comencé a pensar que no era posible que esté saliendo con una chica súper linda, tierna, cariñosa, bonita y atenta, realmente se veía interesada en mí. Pasó todo tan rápido.
  • Caíste… -la historia que Luis estaba contando se me hacía tan familiar.
  • Sí. Y quién no caería con tantas demostraciones de atención y amor, supuestamente amor…
  • Asu…el personaje con el que yo me topé también me bombardeaba con mensajes todo el día y parábamos, prácticamente, todo el día juntos.
  • Y seguro que tú también pensaste que tenías suerte de haber encontrado a un tipo así – Luis soltó una carcajada.
  • Jajaja pues sí.
  • Ahora que veo como son las cosas de verdad, veo tan claro las intenciones de estas personas. Te sigo contando. Poco a poco este personaje de película, de película de terror, comenzó a decirme que debía cambiar mi forma de comportarme con mis papás. Tú sabes que yo no soy muy demostrativo. Me decía que la familia era lo principal y que siempre debemos estar diciendo a nuestros padres cuánto los queremos, me lo decía de una forma muy sutil y cariñosa. Poco a poco comencé a cambiar mi forma de demostrar mi cariño a mis papás.
  • Mmm bueno, creo que tan mala no era María. Mejoraste tu relación con tus padres ¿no?
  • ¿Sabes que es lo chistoso? Yo siempre he tenido una buena relación con mis papás. No seré tan cariñoso con ellos, pero los amo con toda el alma… Que no les diga cuánto los quiero no significa que no lo haga. Poco a poco, con esa vocecita de bebé, empezó a decirme con mucha sutileza, como quien no quiere la cosa, cómo tenía que comportarme y no sólo eso, comenzó a decirme cómo le gustaría que me vista.
  • Asu… – Grande era mi sorpresa al escuchar lo que Luis contaba del personaje de película de terror con el que se había chocado porque coincidía con el personaje de “scary movie” con el que yo me había topado tiempo atrás.
  • Al principio pensé que María quería algo bueno para mí, pero felizmente me di cuenta de sus manipulaciones encubiertas. Sabes, yo siempre he sabido que existen malas personas, pero nunca pensé que a este nivel. No entendía como pudo cambiar ella tan rápido. Me hacía sentir muy mal, me hacía sentir como si yo fuera una persona mala. Me di cuenta que si las cosas no salían como ella quería, ella cambiaba mucho. Te cuento que yo no soy un chico celoso, pero ella siempre me quería dar celos como sea. Me enseñaba fotos con sus compañeros de la universidad, me quería sacar celos con eso… Decía cosas como: “mira él está muy cerca de mí en esta foto ¿verdad?”, yo normal y María otra y otra vez: En serio siempre se me acerca este chico. No paraba hasta que yo explotaba, y cuando eso sucedía yo era un loco celoso. ¡Imagínate!
  • Se me hace tan familiar lo que estás contando.
  • Siempre he pensado que cuando uno quiere a una persona quiere que todo esté bien con ella, pero por más que yo trataba nada era suficiente, ella quería siempre más… Era como si ella estuviera vacía, hasta ese momento no entendía bien con qué tipo de persona estaba… Fue difícil para mí terminar con ella porque me hizo prometerle que nunca la dejaría. Dos semanas después de terminar con ella me sentía mal porque a pesar de todo quería mucho a María, por no decir que me desvivía por ella, justo una de mis mejores amigas me llama y me dice que necesitaba hablar urgentemente conmigo porque se sentía muy triste y quería contarme algo. Cuando la vi, no la podía reconocer. Había perdido mucho peso, estaba muy delgada. Me contó que recién había terminado con su novio, había sido muy malo con ella, un manipulador de aquellos, mentiroso y lo más traumante es que acababa de descubrir que era gay. Me contó que tuvo que ir a una psicóloga, quien le explicó que había estado con una persona que manipulaba con malignidad: Un narcisista. Ahí es cuando me comenzó a contar acerca de los narcisistas y su malignidad. Son seres vacíos, personas sin alma por no decir personas sin corazón que fingen sentir amor por alguien. Fingen todo el tiempo son muy manipuladores y siempre con intencion de herir a las personas porque son como personas depredadoras de sentimientos. No les importa lastimar a alguien, en especial a su pareja, de esa forma se sienten vivos. Todo lo que ella me contaba era como si estuviera describiendo a María y yo sorprendido le seguía preguntando, mi amiga me sugirió mirar en YouTube videos a cerca del narcisista maligno o también conocido como psicópata integrado. Yo pensaba que un psicópata era un loco que mataba personas. Lo que los caracteriza es que no tienen sentimientos ni remordimientos. Sólo les importa salirse con la suya. Son capaces de cualquier cosa, por eso es que uno escucha en noticieros que de un día para otro una persona decidió matar a otra.
  • Qué miedo lo que me estás contando.
  • Le dije a mi amiga que me enseñara los videos que ella había visto y con tan sólo ver los primeros quince minutos del primer video me pude dar cuenta que ese era mi caso. Era como si estuvieran describiendo a María. Me quedé anonadado y aprendí que ellos tienen un ciclo de destrucción: Primero es la “etapa de Cacería” donde se convierten en tu falsa alma gemela. Te hará formar la imagen de un ser encantador y buen oyente. Su objetivo es que tú te abras y le confieses todo, después utilizará toda esa información para manipularte. Te dirá que siempre ha querido tener una relación estable y duradera, pero que no ha encontrado a la persona indicada. Será la persona perfecta, tu alma gemela, encantadora, muy interesada en ti con muchas cosas en común. Segundo es el “Bombardeo de amor”. Estará disponible para ti 24/7. Llamadas de horas de duración. Múltiples textos de whatssapp todo el día. Likes a todo lo que publicas. Halagos, flores, regalos. Se preocupará por todo lo que te sucede y cómo solucionar tus problemas. Te dirá cosas como que Dios ha sido tan bueno en poner a alguien como tú en su vida. Tercero es la Triangulación. Va a utilizar a otras personas (reales o imaginarias) para provocarte celos y esto creará que tengas miedo a perder a una persona tan “perfecta”. Cuarto es la etapa donde el lava tu cerebro, manipula tu mente, te hace dudar de tu estabilidad. Dice mentiras evidentes y hasta te cuestiona como profesional. Te halaga en público y te lastima en privado. Comienzas a sentir que tú eres el problema. El narcisista maligno necesita de este ciclo para poder sentirse vivo y que importa en este mundo.
  • ¡Guau! Has descrito a la persona con la que estuve – seguía impresionada por la similitud de descripciones que Luis había hecho.
  • A veces me decía que se sentía sola, que había sufrido desde niña. Me contó que su padre las había abandonado. Y sentía un vacío muy grande. Lo más duro para mí fue cuando traté de terminar la primera vez, me dijo que se mataría. Seguro que tu narcisista también te contó que sufrió mucho en el pasado, que le han hecho daño, que ahora que te encontró siente que Dios escuchó sus ruegos. Pero dime algo prima ¿Te dijo algo como que no merecía estar contigo, que tú mereces estar con una mejor persona?
  • ¡Sí! decía cosas del tipo “soy una cagada” “tú eres buena, mereces otra cosa” “¿qué haces conmigo?”
  • ¡Ajá! Típico.
  • Al menos en eso no mintió. Dijo lo que era.
  • Jajaja Ajá. Así son como se sienten realmente aunque los veas felices no lo son. Te termino de contar la historia de mi narcisista. Después que me di cuenta que me estaba manipulando quise sacarla de mi vida. Se ponía a llorar, gritaba, decía que yo la hacía reaccionar de esa manera. Volvía a su papel de víctima y se la pasé unas veces hasta que apareció otro personaje en la historia…
  • Estás describiendo a mi ex.
  • Es como si todos los narcisistas tuvieran el mismo libreto. Su abuelo falleció y hasta eso utilizaba para salirse con las suyas. Le atrapé dos mentiras grandes y cuando por fin le dije que se terminó, amenazó otra vez con matarse. Está loca. Como yo no sabía de estos psicópatas integrados tenía miedo que vaya a hacerlo. Por otro lado, yo estaba tranquilo porque nunca fui malo con ella, siempre le deseé lo mejor. Después de enterarme de todo lo que te estoy contando sobre los narcisistas, la enfrenté. Lo único que le dije es que se sacara esa máscara que usa, que ya sabía que era una falsa, que nunca me quiso y nunca quiso a mis padres. Ahí fue cuando estalló y me respondió que no quiere a nadie, que no sabe que es eso de “querer”. La dejé sola y me fui, pero sé que en algún momento va a regresar a joder, esos enfermos siempre regresan. Pero yo ya sé quién es. Ya se le cayó la careta.
  • ¡Asu! Como dices: el mismo guión.
  • Te he resumido la historia. He omitido un montón de cosas.

¡Atención!

Si contamos esto es para que la gente sepa y abra los ojos. Personas como las que se ha descrito en este relato sí existen, pero están encubiertas. Son como camaleones y no debemos acostumbrarnos a este maltrato. Hay muchos videos en YouTube acerca de los Narcicistas y Psicópatas Integrados, los invito a mirar y chequear esta información, de esta manera desbaratar la idea de que un psicópata es un loco, el que mata, el que tiene múltiples personalidades o que estos psicópatas narcisistas son sólo varones. Ah, ah, hay muchas mujeres también. Estos narcisistas malignos están más cerca a nosotros de lo que nos imaginamos.

Al contar esta verdad esperamos poder ayudar al menos a una persona a que comprenda y pueda darse cuenta de la realidad de estos personajes. Y correr, correr por nuestras vidas.

Zu